9 poemas de Cristina Peri Rossi

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos | promedio: 5,00 )
Loading...

Cristina Peri Rossi es considerada una de las escritoras uruguayas más destacadas de la segunda mitad del siglo XX. Proscripta en el Uruguay durante los años de dictadura, su viaje a Europa sería sin boletos de regreso. El exilio significaría una dolorosa acumulación de pérdidas, desde el vinculo con la familia, amores y amigos, hasta la ciudad que la vio nacer y desarrollarse.

Su condición de exiliada, lejos de opacar su sensibilidad poética, la puso a flor de piel. Peri Rossi, de pie sobre la pérdida, logra edificar una obra entrañable, de gigantesca versatilidad y fuerza. Literatura de resistencia frente a lo hegemónico y global que, logra valerse en muchas ocasiones de la ironía y de un lenguaje práctico y conciso sin apartarse definitivamente del vuelo poético amparado en la emoción y la nostalgia.

Hemos seleccionado algunos poemas de su libro Estado de exilio, publicado el año 2003 (Colección Visor de Poesía) pero escrito en Barcelona durante los años de las dictaduras latinoamericanas. En sus textos se persigue el atrapamiento de una etapa de oscuridad, no como una forma de martirio sino como un impulso de preservación, un constatar lo que no debió haber sido, pero fue, y a partir de allí hacer camino, crecer, mirar al dolor con la valentía de quien se quiere fuerte y libra una batalla contra el olvido.

Podría Interesarte►7 poemas de Mario Benedetti

Una joven Cristina Peri Rossi

Una joven Cristina Peri Rossi

 

XII

A tantos quilómetros de distancia
nadie puede permanecer fiel.
Ni el árbol que plantamos
ni el libro abandonado,
ni el perro,
que vive en otra casa.

 

XIV

Ninguna palabra nunca
ningún discurso
-ni Freud, ni Martí-
sirvió para detener la mano
la máquina
del torturador.
Pero cuando una palabra escrita
en el margen en la página en la pared
sirve para aliviar el dolor de un torturado,
la literatura tiene sentido.

 

LOS EXILIADOS

Persiguen por las calles
sombras antiguas
retratos de muertos
voces balbuceadas
hasta que alguien les dice
que las sombras
los pasos las voces
son un truco del inconsciente
Entonces dudan
miran con incertidumbre
y de pronto
echan a correr
detrás de un rostro
que les recuerda otro antiguo.
No es diferente
el origen de los fantasmas.

 

CABINA TELEFÓNICA 1975

El exilio es tener un franco en el bolsillo
y que el teléfono se trague la moneda
y no la suelte
-ni moneda, ni llamada-
en el exacto momento en que nos damos cuenta
de que la cabina no funciona.

 

XXXIV

Extrañan
el ritmo de las ciudades
el cielo opaco lleno de humo
el canto de los pájaros
extrañan el paso de las horas
el calor y el frío
a veces dicen una palabra por otra
y se asustan
cuando descubren que olvidaron
el nombre de una calle.
Se exilian de todas las ciudades
de todos los países
y aman las imágenes de los barcos.

 

EL VIAJE

Mi primer viaje
fue el del exilio
quince días de mar
sin parar
la mar constante
la mar antigua
la mar continua
la mar, el mal
Quince días de agua
sin luces de neón
sin calles sin aceras
sin ciudades
sólo la luz
de algún barco en fugitiva
Quince días de mar
e incertidumbre
no sabía adónde iba
no conocía el puerto de destino
sólo sabía aquello que dejaba
Por equipaje
una maleta llena de papeles
y de angustia
los papeles para escribir
la angustia
para vivir con ella
compañera amiga

Nadie te despidió en el puerto de partida
nadie te esperaba en el puerto de llegada
Y las hojas de papel en blanco enmoheciendo
volviéndose amarillas en la maleta
maceradas por el agua de los mares

Desde entonces
tengo el trauma del viajero
si me quedo en la ciudad me angustio
si me voy
tengo miedo de no poder volver
Tiemblo antes de hacer una maleta
-cuánto pesa lo imprescindible-
A veces preferiría marcharme
El espacio me angustia como a los gatos
Partir
es siempre partirse en dos.

 

LO IMPRESCINDIBLE

Uno aprende que lo imprescindible
no eran los libros
no eran los discos
no eran los gatos
no eran los paraísos en flor
derramándose en las aceras
ni siquiera la luna grande -blanca-
en las ventanas
no era el mar arribando
su rumia rompedora en el malecón
ni los amigos que ya no se ven
ni las calles de la infancia
ni aquel bar donde hacíamos el amor con la mirada.

Lo imprescindible era otra cosa.

 

ELOGIO DE LA LENGUA

Me vendió un cartón de bingo
y me preguntó de dónde era.
“De Uruguay”, le dije.
“Habla el español más dulce del mundo”,
me contestó mientras se iba
blandiendo los cartones
como abalorios de la suerte.
A mí, esa noche,
ya no me importó perder o ganar.
Me di cuenta de que estaba enganchada a una lengua
como a una madre,
y que el salón de bingo
era el útero materno.

 

MONTEVIDEO

Nací en una ciudad triste
de barcos y emigrantes
una ciudad fuera del espacio
suspendida de un malentendido:
un río grande como mar
una llanura desierta como pampa
una pampa gris como cielo.

Nací en una ciudad triste
fuera del mapa
lejana de su continente natural
desplazada del tiempo
como una vieja fotografía
virada al sepia.

Nací en una ciudad triste
de patios con helechos
claraboyas verdes
y el envolvente olor de las glicinas
flores borrachas
flores lilas

Una ciudad
de tangos tristes
viejas prostitutas de dos por cuatro
marineros extraviados
y bares que se llaman City Park.

Y sin embargo
la quise
con un amor desesperado
la ciudad de los imposibles
de los barcos encallados
de las prostitutas que no cobran
de los mendigos que recitan a Baudelaire.

La ciudad que aparece en mis sueños
accesible y lejana al mismo tiempo
la ciudad de los poetas franceses
y los tenderos polacos
los ebanistas gallegos
y los carniceros italianos

Nací en una ciudad triste
suspendida del tiempo
como un sueño inacabado
que se repite siempre.

Cristina Peri Rossi y Julio Cortázar

Cristina Peri Rossi y Julio Cortázar

Cristina Peri Rossi  (Montevideo, Uruguay, 12 de noviembre de 1941-)  Licenciada en Literatura Comparada, comenzó su carrera literaria en 1963 con la publicación de su libro de cuentos Viviendo. Se convirtió en una figura muy representativa en los años 60 debido a sus publicaciones literarias, marcadas por la rebeldía y la innovación, y actualmente está considerada como una de la escritoras más importantes en la lengua española tanto por su obra narrativa como por su poesía.

Cristina Peri Rossi cultiva el cuento, la novela y la poesía. Ha publicado también ensayo y realizado traducciones a varias idiomas. Ha sido la introductora en España y traductora de la obra de escritoras contemporáneas como la brasileña Clarice Lispector.

En 1972 se exilió a España, se nacionalizó en 1975, sin perder la nacionalidad uruguaya, y vive en Barcelona desde entonces. En 1994 recibió la Beca John Simon Guggenheim para la literatura de ficción.  Entre sus obras más importantes figuran Descripción de un naufragio (1974), La tarde del dinosaurio (1976), Diáspora (1976), La nave de los locos (1984), Europa después de la lluvia (1987), El amor es una droga dura (1999), Playstation (2009) y Julio Cortázar y Cris (2014), entre otras.

Lee también►7 poemas de Blanca Varela

 

Deja un comentario aquí :)