Paulo de Jolly: 7 poemas de “Louis XIV”

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos | promedio: 5,00 )
Loading...

Paulo de Jolly es un poeta chileno de culto. En 1982 publicó su libro Louis XIV, reeditado en 2006. En sus palabras, Luis XIV era un proyecto que intentaba “darle un modelo a Pinochet para que hubiese impulsado un renacimiento de las artes en el país, con palacios, ópera, ballet y literatura”. En su texto ‘Louis XIV soy yo’, el escritor chileno Enrique Lihn describe a de Jolly como un joven disfrazado de Patria y Libertad (movimiento derechista chileno), vestido de cuello y corbata y peinado a la gomina. Según Lihn, de Jolly una vez interrumpió una lectura de poesía que se estaba llevando a cabo y trató a los poetas de llorones, afirmando que la poesía “es una construcción arquitectónica que debe elevar al autor por encima de sí mismo”.

Mientras en Chile se vivía el horror, de Jolly decidió encarnar la voz de Luis XIV y exaltar la belleza de los jardines de Versalles y la corte. Fuera del rechazo que pueda provocar su gesto político, de Jolly hizo uno de los libros de poemas más alucinantes y delicados de la poesía chilena.

Podría Interesarte►Vicente Huidobro: 5 grandes poemas de ‘Altazor’

Portada de Louis XIV, primer poemario de Paulo de Jolly

Portada de Louis XIV, primer poemario de Paulo de Jolly

El                Rey                 Sol

alma                 infinita                    hazme
repetir          a                                menudo
la          palabra                                  gloria
alma               infinita
perfecciona               mi                 francés
y                     algún          otro           signo
infúndeme                este                 placer
el                    placer         de          mandar
alma                      infinita                  dame
el     sentido
de                        la                       grandeza
haz                que            lleve               con
dignidad                  mi                     corona

 

El corazón se inflama para toda la vida

contra                          toda                              evidencia
en                          la                       tierra
en                            el                      mar
encerrados         en          largos                      estuches
de     cristal
violetas                           bajo               la                nieve
ni                      siquiera                     Eva
debajo          de                sus                              mamas
y    más     aun
lo             que      no             podrías                     pagar
a              peso        de             gorro          de         seda
te              lanzo         el              dardo          de       oro

 

Sopa      de       cangrejos     en      taza     de     plata

sopa      de        cangrejos     en      taza     de     plata
pan                                de           rosca
lenguado                en         un                            platito
jalea    de   grosellas
Adán
el                      que             prueba              demasiado
no                          prueba                                       nada

 

Louis XIV a Mme Louise de la Valliere

hice que tus ojos vieran la noche
en la mitad del día
hice que tus ojos vieran el día
en la mitad de la noche
hice que tus ojos vieran la noche
de amor
en la mitad del día
hice que tus ojos no vieran el día
de nuestra muerte
en la mitad de la noche

 

Louis XIV a la infanta de España Marie Therese

a     veces     la   soledad   en   ti    Marie  Therese
es demasiado fuerte
y     tú     le     pides   a   Dios   que    algo    nuevo
                                                              suceda en ti
para que él vea
                                como hay espacios en tu vida
inciertos y vacíos que llenar
                                    tú en tu intimidad quisieras
salir una mañana de sol
                                                        a Fontainebleau
sin      grandes      contactos     con   la      nobleza
                                                                  de espada
tu        espíritu       de      solidaridad       florecerá
como el polen amarillo
que     antes    cubrió    la      faz     del    universo
en       las     profundidades      de      tu   corazón
brilló el sol
y       te      transformaste        como      el      agua
de         la        fuente       de      los        ruiseñores
tienes     miedo    del    mundo      y  tus    deseos
                                  son lo que todavía no puede
el corazón
                                          pides días sutiles a Dios
porque      todo       lo     tuyo      viene      de     él
y     solamente      Dios  sabe    cómo   tus  perlas
te fatigan

 

Louis XIV a Mme de Ninon de Lenclos

las        ganas     de         vivir         ninon
son más fuertes
                                                  que todos
los instrumentos
que          utiliza                 la        muerte
y       al           comparecer           delante
de una adversidad
                                  crecen se remontan
y se agitan
a          lo         largo            del      cuerpo
                                            y los sentidos
unidos                en             una          sola
dirección
las        ganas            que         yo    tengo
                                                      de vivir
son       como         para       que    ni    tú
ni yo muera

 

Alegoría de la familia real

tengo             la              alegría          de             vivir
hasta        lo     más      hondo    los    sentimientos
humanos
comprendo          el           significado         invisible
de   todas    las    rosas
aquí                 está          el          coraje        infinito
de   luchar   por   la    luz
indestructibles              son             las        alegrías
de   mi    alma
aquí     está
la                  afirmación           de            la        vida
oh                        santa                   humanidad
Versalles                              debe                   quedar

 

Paulo de Jolly en París, 1973

Paulo de Jolly en París, 1973

Paulo de Jolly (Chile 1952-)  En 1982 publicó su libro Louis XIV, reeditado en 2006 por Tajamar Editores. De Jolly ha permanecido al margen: rara vez ha dado entrevistas y en contadas ocasiones ha participado de lecturas públicas.

Leído y conocido por pocos, su único libro tiene una circulación extraña, leve. Si bien tiene un lugar importante –único dentro de los poetas chilenos de la segunda mitad del siglo XX, parte del silencio que hay respecto a su obra se debe al costo que ha tenido su obsesión por la aristocracia, el lujo y su apoyo a la dictadura de Pinochet.

Lee también►Roberto Bolaño: Dos extraordinarios poemas

Deja un comentario aquí :)